Bolivia

Boliviano, hacia el hado propicio.

Me dio nervios, sentí duda un montón de veces y a mitad del camino ya estaba por dar marcha atrás. Después de pensarlo algunos años (si algunos años),  me lanzo sin paracaídas a este mundo del blogging que en realidad desconozco. Así que si estas leyendo esto, ¡Bienvenido! estas por empezar un recorrido para dejar de ser un(a) simple turista y convertirte en un viajero(a).

Con el pasar del tiempo mi perfil personal de Instagram e Inbox de Facebook se convirtieron en una especie de agencia de viajes. Reservas de pasajes, destinos, lugares turísticos, contactos y varios puntos más, fueron los que me preguntan y siguen preguntando semanalmente. Es ahí donde decidí que ya era hora de ampliar esa ‘experiencia’ al público.

El nombre del blog fue un poco difícil encontrarlo. En realidad pasé 3 meses buscando un nombre que sea reconocible para cualquier boliviano, pero a su vez…que sea inclusivo. Vivir en un país tan diverso y multicultural es un desafío cuando se trata de encontrar un punto de unión. De ahí surgió El Hado Propicio (leer más).

Toque Toque Pequeno, SP – Brasil. 2017.

A mis 20 años me mudé por un año a Ecuador, donde conocí a personas de casi todo el mundo. Pocos sabían más que unas pequeñas luces de Bolivia. Al regresar me di como misión conocer lo más posible mi país y con el tiempo, ir conociendo el mundo. Ahí empezó esta travesía que hoy planeo continuar gracias al apoyo de algunas personas que me estuvieron empujando a lograr este proyecto.

Laguna Quilotoa. Ecuador. 2013.

Siento que ahora cargo en mi espalda un aguayo con un cielo de sal y al diablo danzando, castaña, vino y chocolate. Eso mientras camino en búsqueda del mejor plato de comida, escuchando a las parabas cantar con un sombrero de sao en la cabeza.  ¿Porqué no viajar con todo eso por el mundo?

Así que ahora empieza esta aventura para ir rompiendo mitos sobre cada destino dentro y fuera de Bolivia. Con los recursos que sean necesarios, con quien se quiera unir a este camino y con la esperanza de encontrar nuevas experiencias que cambien la visión que tenemos de la vida.

Y con la convicción de que ya no soy un turista si no un viajero, te doy la bienvenida a El Hado Propicio. Sentite siempre en la libertad de apoyarme y ayudarme cuando tu corazón te diga que lo hagas. Cuando esté haciendo algo mal, voy a apreciar mucho más tus críticas y correcciones. De lo que realmente tengo seguridad, es que estoy haciendo lo que me lleva hacia mi hado propicio. Y vos ¿hacia donde vas?

 

No viajamos para escapar de la vida, si no para que la vida no se nos escape.

-Anónimo

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply