Recursos y Tips

Finca La Víspera, una experiencia orgánica de comodidad, olores y sabores.

Hay rincones que coquetean con tus sentidos cuando simplemente te los mencionan. Surgió el nombre de Finca La Víspera como posible lugar de hospedaje en Samaipata. A mi se me activó el 3er, 4to, 5to ojo, todos los chakras saltaron y hasta el 9no sentido me decía que debía hacer lo posible por quedarme allí.

Ya había visitado el lugar previamente en una tarde muy ágil. Solo pude comer un sandwich y una taza de té cítrico. No estuve más de 1 hora, pero bien recuerdo que siempre tuve la voluntad de regresar. Esta vez, fue esa oportunidad de hacer la voluntad una realidad.


HOSPEDAJE

Más o menos a las 13:30 llegué a Samaipata. Me fui con las dos mochilas encima caminando unos 17 minutos desde la plaza hasta La Víspera. Un poco del frío común en invierno en el lugar. Yo llego todo emocionado. Un grupo de perritos me ladran y entramos en confianza al instante. Me recibe una de las chicas que trabaja en el lugar y me entrega la llave de mi habitación en El Mirador.

La planta baja del lugar fue mía. La habitación con dos camas que daban directamente a un paisaje entre montañas espectacular. A ello se le suma un delicioso aroma de flores naturales que decoraban la mesita donde estaba el reglamento y el menú del Café Jardín. Una cocina con todo equipado: agua, calefón, heladera, además de una hamaca que me propuse a utilizar en los días de mi estadía.

El Mirador también tiene un espacio con una pequeña parrilla y un asiento de cemento que acompañado de una maceta llena de suculentas. A mi la cara no se me borraba de felicidad. Para mi era un lujo.

Despertar temprano para estar a tiempo para el desayuno no fue mucho problema. A las 7 de la mañana el intenso aroma a lavanda invadía la habitación. La mágica energía de Samaipata no me hacían sentir el frío de invierno. Luego de una ducha de agua caliente, me voy a disfrutar del desayuno.

CAFÉ JARDÍN – DESAYUNO

Ya tenía un buen presentimiento por la pasada experiencia comiendo en el lugar. Pero creéme, volví para que me sigan sorprendiendo. El pan integral es hecho una vez por semana por las chicas y el jugo de naranja de mi primer desayuno es resultado de la cosecha de la finca.

Una deliciosa mermelada de mora, un revuelto de huevos con queso, mantequilla y café con leche fueron mis energizantes de mi primera jornada en Samaipata. El segundo día decidí variar por pan blanco, jugo de aloe vera y una infusión de cítricos llamada ‘Sol de Atardecer’. El lugar es el espacio común donde hay juegos para niños y adultos, wi-fi, libros e información turística.

HUERTA Y HERBOLARIO

Me metí entre la huerta a sentir los olores y diferentes texturas de las verduras. La verdad esto de ser vegetariano me ha enseñado mucho pero aun así no soy un experto en vegetales. Lo bueno de esto es que el grupo de trabajadoras de La Víspera eran tan tremenda buena onda conmigo que tuvieron la paciencia de explicarme su forma de cosecha y conserva para hacer condimentos, para la comida de todos los días y para el herbolario.

Nunca había comido tantas flores. En realidad, nunca había comido flores en mi vida. Siempre hay una primera vez ¿no? Sentí sabores dulces, ácidos, salados, fuertes y suaves. Begonia, Pedro Segundo, Jazmín, Flor de Achicora, Rúcula Silvestre, Caléndula y unas cuantas más fueron las que pasaron por mi paladar y que están disponibles para ser degustadas por cualquiera que sea huésped del lugar, además de tener el acceso a la huerta y cocinar con vegetales orgánicos en cualquier momento.

El herbolario tiene una gran cantidad de infusiones, chutneys, mermeladas, condimentos y salsas listos para los pedidos que reciben en La Víspera o para ser adquiridos por cualquiera que visite el lugar. Una bomba de olores y sabores es lo que es este lugar. Eliana me atendió con la mayor amabilidad posible para explicarme el proceso de elaboración y hasta sus productos favoritos. Me sentía en casa.

El Trono

En la parte de atrás de La Víspera vive la pareja de holandeses que fundó el lugar.  Más allá, está el sendero que te lleva a El Trono. Este rinconcito en las alturas lleva el nombre muy bien puesto. Ni tan cerca ni tan lejos de la casa principal, El Trono es un perfecto lugar para compartir en pareja o en solitario. Un asiento de piedra con techo te da la posibilidad de apreciar el paisaje de Samaipata, sentado y con sombra. Aquí estuve una media hora pensando en la nebulosa antes de ir a almorzar.

Esta es la vista exacta desde El Trono. Al lado izquierdo está el pueblo de Samaipata. Abajo se puede ver el Café Jardín.

CAFÉ JARDÍN  – ALMUERZO

La carta es amplia y es realmente un goce poder elegir comida en su gran mayoría vegetariana y orgánica. Tuve la oportunidad de probar dos platos en mi estadía. El Omelet de Verduras viene con una gran variedad de hierbas y verduras frescas, huevo, queso gouda y  chutney de mango. La decoración de flores fue el toque perfecto para darle un excelente sabor. Tremendamente recomendable.

El concepto de comida es Slow Food (comida lenta), ya que las hierbas y flores se seleccionan en el momento para el plato escogido. La preparación es también lenta pero vale cada segundo de la espera. El segundo plato que pude probar al siguiente día fue Pasta con Pesto, que además de tener un excelente sabor, mi compañía fue la huerta, un sol tenue y los sonidos de la naturaleza. Digan o no que esto es un paraíso.

PARQUE NATIVO

Mis días en Finca La Víspera estaban llegando a su fin. Me propuse pasar toda una tarde en el lugar disfrutando la vista, una hamaca y los distintos aromas y flores que hay en sus jardines. Valió cada segundo de mi tiempo.

No llegué a caminar por exactamente el lugar donde se encuentra el Parque Nativo, pero solo bastaba cerrar los ojos y escuchar algunos sonidos de la naturaleza o algunos animales que habitan el lugar. Hay ardillas, iguanas, erizos, zorros y hasta dicen que es posible encontrar venados andinos en el lugar. 😮


Si me piden dar una recomendación, creo que no necesitan más que sentir mi emoción al escribir de este rincón del mundo que tiene un pedazo de mi corazón. Da gusto visitar estos espacios que además de ofrecer hospedaje, te dan la oportunidad de vivir una experiencia responsable, sana y bella. 

Gracias a Eliana, Marcelo  y todo el equipo de Finca La Víspera por hacer de mis días de estadía muy felices y memorables. ¡HASTA PRONTO! <3

Hay distintas cabañas, paquetes de servicios, promociones y más. Para poder tener la mejor información personalizada revisa la nueva página web de Finca La Víspera. Está con la mejor pinta 😉 http://lavispera.org/

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply